a

La Escuela se trata de vida. Aunque el conocimiento acabado y la doctrina están incluidos en nuestro aprendizaje, éstos son nada sin la vida de Cristo manifestada en el creyente.

+ 0591 7642 9374
+ 0591 7748 8777

edcenbolivia@gmail.com
Av. Ecológica y Calle Caracol
Cochabamba, Bolivia

+ 591 774 88777

edcenbolivia@gmail.com

Av. Ecológica y Calle Caracol

Cochabamba, Bolivia

Síguenos
 

Lección 6.- El Asunto Prevaleciente De Nuestro Tiempo – Dios O Baal

Lección 6.- El Asunto Prevaleciente De Nuestro Tiempo – Dios O Baal

 

En 1 Reyes 18: 24, “El Dios que respondiere por medio de fuego, ése sea Dios”. Esa declaración fue dicha por uno de los mayores profetas de todos los tiempos, y fue hablada a Israel, un pueblo que había conocido el gran poder de Dios, pero que al momento del mensaje del profeta, su adoración se había reducido a formas vacías; ellos habían aprendido cómo ser religiosos sin Dios. Israel había oído las palabras suaves dichas por esos falsos profetas, hasta que la religión pura de Dios se convirtió en una mezcla entre lo verdadero y lo falso, y el tiempo había llegado en donde el silencio ya no era una virtud.

Una reina pagana e impía llamada Jezabel se sentó en el trono de Israel, y desde este alto puesto había llevado al pueblo de Israel al matadero. Ella había inducido a los hijos e hijas de Israel a que se casaran con las naciones paganas de los alrededores, mezclando la nación. Además, había causado que la religión pagana de brujería de Baal sea mezclada con la religión pura de Dios. Y ante esto Dios reaccionó violentamente. Y fue en contra de esta horrible mixtura que Dios envío al profeta Elías. En voz resonantes y con indiferencia a su propia seguridad personal, el hombre de Dios desafío a la nación; y cuando ella rehusó hacer caso, el la maldijo con una sequía devastadora, una sequía que duro tres años y medio. Cuando el profeta desafíó al pueblo con estas palabras, “Que el Dios que responda por fuego sea Dios”, todo el asunto fue basado en: “Si Dios es Dios, sírvanle, si Baal es dios sírvanle a él”. Pero el mensaje del hombre de Dios fue claro: “No pueden servir a ambos” (Parafraseando 2 Reyes 18: 21).

Así que al final de esta era, el problema es el mismo. Después de miles de años, el problema en esta epoca es el mismo: una mezcla del cristianismo con la religión de Baal. Es verdad que la iglesia cristiana tiene muchos problemas, pero la mayoría de ellos desaparecerían si la purificáramos de lo falso. Martín Lutero, el gran reformista, una vez dijo: “Si no confrontamos los asuntos que afectan la Iglesia en nuestro tiempo, sería mejor que nos quedáramos en silencio”. Hoy en día el ministerio en su mayoría se ha dedicado al éxito en lugar de a Cristo. Por lo tanto, el asunto predominante es rara vez mencionado.

Con el movimiento ecuménico, ha habido un cambio de énfasis. Hoy el énfasis está en la unidad a costa de la verdad. Las creencias doctrinales son menospreciadas; lo único que importa es que estemos juntos, y cualquier voz que se atreva a levantarse en oposición a este becerro de oro, se arriesgaría a un rechazo total. El camino de Babilonia es el camino del éxito en la religión de hoy. A pesar del hecho de que Dios dice que aborrece todo falso camino, se está promoviendo por las voces de la religión de hoy en día, una mezcla de neo-pentecostesismo con romanismo, y está siendo aceptado por las masas.

De verdad, tú y yo estamos viviendo en el tiempo dicho por nuestro Señor: “Si fuere posible hasta los elegidos serían engañados”, y esta mezcla es tan vieja como el tiempo; la mezcla que ahora está siendo promovida no es nueva, ha aparecido en toda civilización, y la posicion establecida que ha obtenido a través de los siglos nos dice que siempre ha venido con la aprobación de las voces y los ministerios principales. La perversión humana y religiosa ha marcado el final de cada cultura.

Vimos que una vez que la verdad de Dios ha sido cambiada, la perversión humana siempre la sigue, y vale la pena que tú y yo notemos que el homosexualismo es el “resultado de”, y nunca la “causa de” la caída de la civilización. La caída de la civilización es el resultado de haber pervertido la palabra de Dios. Purifica la Iglesia de todo lo falso y el resto será fácil. Todos los esfuerzos actuales de limpiar la nación deben ser considerados, pero debemos reconocer que nada va a cambiar hasta que tratemos con esta terrible mezcla en la Iglesia de Dios, porque el mundo fuera de la Iglesia sólo es un reflejo de la condición interna de ella.

La historia da testimonio de esta verdad. Debemos darnos cuenta de que el problema no es el homosexualismo, no es el narcotráfico, no es la corrupción del gobierno, éstos son sólo los síntomas de la causa. La causa es la mezcla babilónica de Jezabel que ha sido permitida en la Iglesia. El verdadero avivamiento purifica a la nación y va a purificar a la Iglesia. Podemos ver el testimonio de la historia. Cuando Jesús vino al mundo, los misterios de la antigua Babilonia ya habían cubierto al mundo mediterráneo y tenían control sobre todo lugar; ahora estos misterios habían sido acceptados a travez del tiempo y se había hecho popular su uso. Así que tenían una poderosa influencia sobre las naciones y los pueblos, porque al mezclarse con la verdadera religión de Dios, dejó neutral a la única oposición.

El propósito de Cristo no era sólo morir por los pecados del mundo, sino que de una necesidad, El tenía que ser un maestro de aquello que es la única verdad. La Biblia dice que los que estaban en tinieblas vieron gran luz, y esa luz inmediatamente reveló la diferencia entre lo verdadero y lo falso, así que Cristo fue un hombre aborrecido desde el comienzo, Jesús dijo: “Mi doctrina no es mía, sino de aquél que me envió” (Juan 7: 16). Al decir esto, Jesús puso bien claro a los que lo oyeron que éste era un mensaje puro de Dios, que no se pidió prestado nada de Babilonia. Jesús pasó esa antorcha de la verdad a los apóstoles que dieron sus vidas predicando y defendiendo la verdad. A todos los lugares que iban en ese mundo antiguo ellos eran confrontados de una forma u otra por las doctrinas babilónicas de ese mundo pagano. Era verdad que las ciudades Babilonia y Babel, que habían dado a luz este sistema, ya estaban muertas; pero el sistema seguía vivo. Desde los apóstoles hasta este tiempo presente, la mayoría de los mártires de la Iglesia lo han sido a causa de no ceder sus valores frente a este sistema maligno, y ahora hay un avivamiento de él, la Nueva Era. Es un movimiento espiritual, es el mundo oculto de las tinieblas, y está popularizando la religión y sectas de occidente. De esta mezcla estamos hablando.

Esta religión misteriosa ha estado en existencia a lo largo de la mayor parte de la historia humana y se puede remontar a los primeros años después del diluvio. Y todas las grandes civilizaciones del mundo han apoyado este sistema idólatra. A la verdad, ella está montada sobre la bestia de siete cabezas. El sistema religioso que nació en Babel ha usado cada una de las siete civilizaciones del mundo para sus propios fines. Los reyes del mundo se han embriagado con el vino del furor de su fornicación (Apocalipsis 14: 8 y 18: 3).

Esta civilización de hoy no es diferente. En Estados Unidos adoraron al Papa, y a donde él vaya en el mundo docenas de miles se reúnen para oírlo; lo llaman el “Santo Padre”, haciendo que las voces evangélicas principales lo alaben en todas las naciones. Los canales de televisión cristianos tenían sus cámaras sobre él todo el tiempo, y el testimonio de ellos al mundo es que él es un hombre santo. Esto ignora totalmente la palabra de Dios, “Ningún idólatra puede heredar el reino de Dios”. Cuando le cayó una bala y se recuperó, él fue a agradecer a María; no estaba agradeciéndole a Jesús, él estaba agradeciendo a María. Sin embargo, las voces evangélicas principales proclaman que es un hombre santo.

Si uno fuera a considerar que las siete cabezas de la bestia escarlata, eran las 7 civilizaciones principales de la historia: Egipto, Asiria, Babilonia, Media, Persia, Grecia y Roma, lo pagano y lo papal, no habría ningún problema en establecer a la mujer que monta esa bestia como el sistema religioso de cada civilización particular. Estas no son siete mujeres, no es un sistema religioso distinto y separado por cada civilización, sino que es la misma mujer o sistema a lo largo de toda la historia. Es verdad que las civilizaciones vienen y van, las culturas nacen y mueren, pero no la religión. El diablo ha tenido éxito en crear una continuidad en la religión, dándole así la apariencia de inmortalidad. Entonces no es extraño que encontremos a una mujer llamada Jezabel en 1 Reyes mezclando y contaminando la obra de Dios, y miles de años después haciendo lo mismo en la iglesia de Tiatira en Apocalipsis 2. A este sistema religioso nunca le fue difícil cambiar de alianzas: cuando una civilización muere, lo único que ella hace es cambiar sus ropas, adopta nuevos nombres; ella va a cambiar sus métodos, pero nunca cambiará su propósito. Cuando ella vino acá, estaban adorando al sol y a la luna; así que hicieron al sol el Padre, y a la luna María. Y cuando llegó a Roma, simplemente tomó los ídolos paganos y los hizo santos; así que ella no tiene ningún problema en adaptarse, no importa a qué civilización ella llegue.

La mujer vestida de púrpura y escarlata, que está sobre la bestia de 7 cabezas de Apocalipsis 17, no es extraña al pueblo de Dios. El pueblo de Dios en todo momento ha tenido que batallar contra ella en su derecho de vivir y adorar al único Dios verdadero. En toda dispensación los santos del Antiguo y Nuevo Testamento han sido expuestos a su ira y Juan se refiere a sus falsas doctrinas como “la inmundicia de su fornicación” (Apocalipsis 17: 4). Este sistema falso ha sido un enemigo del pueblo de Dios por todas las edades, y nosotros, los elegidos de Dios, el remanente de estos tiempos finales, debemos verla como Dios la ve: un sistema maligno, dedicado al fraude religioso y a las tinieblas espirituales. Esta mujer abarca la entera estructura de la rebelión religiosa a través de toda la historia; ella monta a la bestia (el sistema civil) y hace de ese sistema un súbdito de su voluntad. En toda civilización ha sido así.

Este monstruo religioso de muchas cabezas, levantó primero su cabeza en Egipto en oposición a Dios hace 3,500 años. Moisés entró a una lucha de vida o muerte cuando él resistió a esas artes oscuras y hechicería sacerdotal de Egipto; era la religión de Estado en Egipto, y Moisés entró en un combate mortal contra esto en el mismo principio de la Biblia. Y esa lucha se ha repetido siglo tras siglo en cada una de las civilizaciones de una forma u otra. Cada civilización ha producido una porción de Jezabel, y cada uno ha añadido algo al sistema.

Finalmente, al final de esta edad, la plenitud de Babilonia ha llegado. La iniquidad en nuestros días ha llegado al máximo. Ha habido una acumulación de la apostasía religiosa desarrollándose gradualmente a través de los siglos con cada era contribuyendo al todo acumulado del Siglo XX. Y tú y yo sobre quienes el fin de este siglo ha llegado, estamos afrontando a esta bestia en su plenitud. Cuando nosotros confrontamos al sistema del Siglo XX, afrontamos todo el conocimiento y la práctica acumulada de los últimos 4,500 años, y las falsas doctrinas que buscamos exponer se han desarrollado por el mismo periodo. En otras palabras, nosotros ahora afrontamos la plenitud y la perfección de todas las enseñanzas pasadas de la edad del paganismo antiguo y también la posición papal del día presente.

Se necesita gran valentía para hablar en contra de ese sistema mundial que ahora está siendo aceptado por las masas, en una hora en donde el clima del mundo religioso está inclinado al ecumenismo. Hemos llegado al punto en que se encontraba Elías, donde, al tú hablar, pensarás que eres el único. Pero si nosotros vamos a sanar a la Iglesia, debemos abrir la cortina de la verdad y permitir que los hombres vean este sistema, cuyo propósito de dedicación ha sido desde su nacimiento, oponerse al Reino de Dios en la tierra. Un sistema que le ofrece a la humanidad un sustituto humano, un Dios y una religión de su propia hechura.

En la formación de este sistema, se ha creado un Dios que es usado por el hombre. El Dios de esta Biblia usa a los hombres, pero en Babilonia el hombre usa a Dios. Así que, tú siempre lo podrás identificar rápidamente si es que sabes qué es lo que estás buscando. Esto es claramente visto hoy, en el uso pervertido de los hombres para con los dones de Dios. Satanás le ha vendido al hombre la misma mentira que le vendió a Eva en el principio; el hombre en realidad cree que puede convertirse en Dios y que puede usar los dones de Dios de acuerdo a su voluntad. La enseñanza a los hombres y a las mujeres de cómo hablar en lenguas es una práctica común entre los llamados creyentes “llenos del Espíritu”. Entonces el hombre toma los grandes misterios de Dios y los manipula carnalmente para lograr sus propios fines, los usa para mover a una congregación, los usa a través de su propia naturaleza carnal para obtener su propio fin.

En los siglos pasados, la fuerza y el terror han sido las herramientas principales para neutralizar y destruir a los fieles. Entre 1,200 d.c. y 1,800 d.c., en 600 años, casi 68 millones de cristianos creyentes en la Biblia, fueron muertos en el nombre del cristianismo. Satanás estaba edificando una iglesia mundial, y todos los que estaban fuera del sistema eran marcados como herejes. Las pobres víctimas siempre eran halladas culpables, nunca supieron quién los acusaba, y nadie se atrevía a levantar un dedo para ayudarles.

Pero la fuerza no funcionó: la sangre de estos mártires se convirtió en la semilla de la Iglesia. Cuanto más los oprimían, más fuerte se hacía la Iglesia. Aunque estaban aterrados por la violencia del sistema de la ramera, y el mundo estaba enfermo por su atrocidad, esa Iglesia crecía y prosperaba. Pero hoy en día, afrontamos una ramera muchísimo más sutil y sofisticada. Nos enfrentamos al mismo sistema de la ramera, pero ha sustituido sus armas de violencia y terror por las del engaño. En este Siglo XX, Jezabel se ha transformado en un ángel de luz. Lo que ella no pudo lograr con todos los métodos de tortura, lo está logrando ahora por la imitación del Espíritu Santo. Aquellos que ordinariamente reconocerían a la mujer escarlata ahora están cantando sus alabanzas. No hay nada más hermoso que un servicio en donde el Espíritu Santo esté en control, y los hijos e hijas de esa Iglesia estén hablando en lenguas y profetizando; cuando los dones proceden del Espíritu Santo, Dios está en control y el mundo es un mejor lugar a causa de ello. Pero cuando es la obra de la mente carnal, entonces hemos invitado a Babilonia a tomar el control.

Así que una vez más, al final de este siglo, el asunto predominante es Dios o Baal. A través de usar un espíritu de imitación y hacer de las lenguas la base de la unidad, los hombres y las mujeres de todas las creencias, están siendo puestos en la misma multitud. Con una falta total de respeto a la pureza doctrinal, Dios y Baal han sido una vez más mezclados, y de esto ha venido una mezcla entre lo verdadero y lo falso que hace que la Jezabel original se vea inofensiva en comparación; y lo triste es que las masas lo están comprando sin preguntar, porque los vendedores hablan en lenguas.

Pero nosotros debemos tener esperanza, porque Jesús dijo que edificaría Su Iglesia y que las puertas del Hades no prevalecerían contra ella. Cualquier cosa que Dios tenga que hacer, El lo hará para traer de regreso a la Iglesia a Su propósito. Así que la esperanza de la civilización está en la Iglesia, por lo tanto, todo evento de la historia ha sido por causa de ella. Por esta causa, Pablo podía escribir: “Y sabemos que a los que aman a Dios todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8: 28).

Nuestra palabra “iglesia” viene de la palabra “ekklesia”, y antes de ser usada en el Nuevo Testamento, tenía el significado de “llamar hacia afuera y reunirse juntos con un propósito definido”; ése es el significado de los “llamados” en Romanos 8:28. La Iglesia ha sido llamada hacia afuera del mundo con un propósito definido, y ese propósito es ser la novia de Cristo. La condición espiritual de la Iglesia refleja la condición del mundo.

Dios misteriosamente obra todo para bien para todos a los que son llamados conforme a Su propósito. Cada evento de la historia sirve para este propósito; nada, no importa cuán pequeño sea, está excluido. El único motivo de Dios en todos los actos creativos, todo lo que Dios ha hecho desde el principio hasta ahora, está enfocado en la Iglesia. Dado que sólo la Iglesia le da significado a la historia, ella es la única esperanza para la civilización. Su condición espiritual refleja la condición de todo el resto.

La Iglesia es el cuerpo de Cristo, y ella será presentada como una virgen a Cristo; por lo tanto sus creencias deben ser puras. Como a Adán, a ella le es prohibido comer del árbol del conocimiento del mundo. Su recurso es solamente Dios y es un insulto a Dios el sólo implicar que El permitiría a Su Hijo casarse con una ramera. Dios dijo que Su nombre era “celoso”, y El no va a permitir que Su novia, Su Iglesia, por la cual toda la historia existe, sea una mezcla entre lo verdadero y lo falso. Cuando el mundo comienza a seducir, a atraer los afectos de la Iglesia, Dios va a reaccionar violentamente, y va a ser para su bien. A través de nuestro tiempo está lo verdadero y lo falso, y Dios va a hacer que sea todo para bien, lo que el diablo quiso para mal. Dios lo hará real en nosotros, los que le amamos. Aquello con lo que debes tratar, es con este asunto, Dios dijo, si tú entresacas lo puro de lo vil, puedes ser Su voz.