a

La Escuela se trata de vida. Aunque el conocimiento acabado y la doctrina están incluidos en nuestro aprendizaje, éstos son nada sin la vida de Cristo manifestada en el creyente.

+ 0591 7642 9374
+ 0591 7748 8777

edcenbolivia@gmail.com
Av. Ecológica y Calle Caracol
Cochabamba, Bolivia

+ 591 774 88777

edcenbolivia@gmail.com

Av. Ecológica y Calle Caracol

Cochabamba, Bolivia

Síguenos
EDC en Bolivia  >  Devocionales   >  Devocional para Hoy! – 10 de Diciembre

Devocional para Hoy! – 10 de Diciembre

 

“…el mayor de ellos es amor.” (1 Corintios 13:13)

¿Tienes tanta sed de que todo tu ser está sumergido en el rocío del amor, para que alegremente cedas cualquier otro talento y recompensa, con el fin de sobresalir en el amor? ¿Cuál es la dulzura del amor? Es perfecto el amor que llena, se agranda y siempre fluye del regazo. Es el amor que empuja con su marea el intelecto y la voluntad, inundando todas las facultades mentales con sus deliciosas corrientes. Es el amor que llena la lengua, seleccionando las palabras más aptas, endulzando la voz, o bien manteniéndola en silencio precioso. Es el amor que obedece a Dios en todo, y sin embargo, elige el modo muy humilde y dulce de hacerlo.

Es el amor que oculta todos sus dolores en el pecho de Jesús, y les da su brillo de sol a los demás. Es el amor que trabaja duro todo el día sin reconocimiento ni recompensa, excepto dormir a los pies del Salvador en la noche. Es el amor que soporta a los que están por encima de él en la oficina, en la fortuna o en el aprendizaje que lo traten con injusticia, negligencia o sarcasmo y no dice nada al respecto, y recibe estas injusticias amorosamente como golpes de la mano de su padre.

Es el amor que puede sembrar la semilla en medio de las lágrimas, y de buena gana dejar que otro recoja toda la cosecha y la alabanza. Es el amor que sigue almas malvadas a las puertas del infierno, a pesar de que no puede salvarlos de la desgracia. Es el amor que estudiadamente busca ocultarse y exhibe a Jesús; que agota todas las artes a su alcance para poblar el cielo, para purificar, y para alegrar a tierra todavía sin pedir paga alguna excepto un aumento mayor del Amor. Puro, inimitable, amor humilde que estimula sus propios afanes, cura sus propios dolores, y es su propia recompensa. Es la opción más santa de la voluntad. -G.D. Watson- [1845-1923 (4), evangelista wesleyano, ministro, autor]

 

El amor que no magnificará
Las fallas que yo vea
En los que fallan, y se alejan,
Porque ellos son queridos para ti;
Oh, que Tu amor me constriña, Señor,
Este amor tan rico y dulce,
Que te envió a la cruz de la vergüenza,
Y me trajo a tus pies.
-Alfred Easterbrook- Desconocido